Noticias de remedios milagrosos ponen en peligro la vida

Noticias como ésta me desquician. Salió en La Jornada, en Vanguardia, y no sé en cuántos periódicos más.

OK, lo entiendo, esos titulares atraen lectores. Pero también ponen en peligro la vida de pacientes con cáncer. Pacientes, o padres de niños con cáncer. Pacientes que tienen un grave problema de salud, que harán hasta lo imposible por librarse de la enfermedad. Pacientes que por la frustración y el enojo pueden probar lo que sea.

No importa si se trata de un nuevo medicamento alópata, de un remedio casero, de una preparación homeopática, o de un ritual pagano… si se dice que “Luego de 15 años de rigurosos y exhaustivos experimentos, demostró que, en efecto, el veneno de ese alacrán utilizado al ciento por ciento tiene, fuera de toda duda, efectos analgésicos (alivia del dolor), efectos antitumorales (frena e inhibe el crecimiento de tumores cancerígenos), efectos antinflamatorios y atimetastásicos (corta la irrigación sanguínea del tumor y de esa manera impide la expansión y reproducción de las células cancerígenas fuera del órgano de origen)” y que “contribuye a mejorar hasta en 85 por ciento la calidad de vida de los afectados por la enfermedad”, yo quiero ver las pruebas.

¿Dónde están publicados esos experimentos realizados durante 15 años? Haciendo una búsqueda tan rápida como poner “Rhopalurus” en Pubmed o en Lilacs no se encuentra nada relacionado con el veneno de este alacrán y su efecto en pacientes con cáncer. La noticia menciona que los hallazgos de un estudio de 10 años fueron presentados en un congreso, pero ni ahí se encuentra nada, sólo el título.

Si no hay pruebas publicadas, disponibles, y si aún no se realiza ningún ensayo clínico (la noticia menciona que “la autorización para el ensayo clínico podría ocurrir el próximo año”), ¿cómo es que ya lo anuncian en un periódico con tiraje nacional?, ¿cómo puede ya estar en trámite su aprobación para ser vendido en México? y ¿cómo puede ser que ya se pueda ir a comprarlo por $250 dólares?.

Y no, las anécdotas no cuentan. Al igual de las anécdotas de recuperaciones milagrosas existen historias de pacientes que renuncian a los tratamientos científicamente comprobados para luego regresar con una enfermedad en estadios más avanzados.

Si los investigadores vieron un efecto real, en cultivos de células de cáncer de cérvix, como lo sugieren, es un hallazgo que tendría un impacto increíble a nivel mundial. Sería digno de publicarse en Science o en Nature. Y si existieran ensayos clínicos y se demostrara su eficacia en humanos, no en cultivos, ¡qué maravilla! Pero nada de eso ha sucedido.

Los medios de comunicación tienen un impacto en la salud de la población que tal vez sea difícil de medir. Si la manera como redactan las noticias no va a cambiar, está en nosotros hacer una lectura crítica y educar.

Giordano Pérez Gaxiola
Departamento de Medicina Basada en la Evidencia
Hospital Pediátrico de Sinaloa

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati