Archivos de la categoría: Revisiones sistemáticas

Crónica de una revisión anunciada

Todo comenzó cuando un colega me trajo una muestra médica de un fármaco que nunca había escuchado, la esmectita. ¿Esmectita? ¿Smectita? ¿Diosmectita? ¿Diosmíodemivida? ¿Qué es eso?

Este medicamento se promociona para tratar la diarrea aguda infecciosa, una de las enfermedades con mayor prevalencia a nivel mundial. Curiosamente, se trata de una “arcilla medicinal”. En ese punto, me imaginé a un niño comiendo lodo para quitarle la diarrea.

Continuar leyendo

ROBINS-I: La nueva herramienta para evaluar ensayos clínicos no-aleatorios

A muchos de nosotros nos decepciona ver en una revisión sistemática el pasaje clásico “no hallamos suficientes estudios aleatorios sobre X intervención…” como conclusiones. Si bien no es culpa específica de nadie, los autores de revisiones sistemáticas buscan nuevas formas de incluir la totalidad de la evidencia existente, pero a veces no consideran en lo absoluto a los estudios observacionales por ser considerados con “alto riesgo de sesgo” y factores de confusión. Si bien la aseveración es cierta, podríamos primero al menos considerar la oportunidad de evaluarlos y entonces emitir un juicio sobre si verdaderamente la evidencia que proveen es “mala” o “buena” para tomar decisiones. Continuar leyendo

No le creas sólo por ser metaanálisis

Un solo estudio rara vez da suficiente certeza como para recomendar algo en salud. Hay cosas que pueden suceder por azar. El número de participantes en el estudio, el número de desenlaces clínicos, la manera de asignar los tratamientos a cada grupo, el efecto placebo, el seguimiento de los pacientes, etc., todo ello tiene un impacto en dicha certeza. De ahí la importancia de tratar de juntar todos los estudios que existan tratando de responder una misma pregunta. Precisamente ése es el objetivo de las revisiones sistemáticas.

Los autores de una revisión de calidad se formulan una pregunta clínica específica y escogen el tipo de estudio más apropiado para responderla. Luego buscan todos los estudios que se han realizado (no sólo los publicados y no sólo los que estén en su idioma natal). Después analizan la calidad de los mismos, lo cual es crítico (no todo lo que brilla es oro). Finalmente analizan los resultados, los combinan cuando es apropiado, y los interpretan. Y todo debe ser transparente, con los métodos explícitos, de manera que si alguien replica la revisión debería llegar a las mismas conclusiones.

Pero sería un error considerar a ciegas las conclusiones de una revisión sistemática que incluye un metaanálisis como la mejor evidencia. Continuar leyendo

El curioso caso del benzonatato

Screen Shot 2015-07-02 at 9.00.41 AM

Hace tiempo, al pasar visita con los infectólogos del hospital, vimos a un niño con tos ferina. Al repasar su manejo, me dirigí al residente y estructuramos una pregunta PICO:

  • P: En niños con tos ferina,
  • I: el uso del benzonatato,
  • C: comparado con placebo, o con algún otro antitusígeno,
  • O: ¿reduce la estancia intrahospitalaria? ¿reduce las complicaciones? ¿y la mortalidad?

Fue un ejercicio académico rutinario en el que esperábamos obtener una respuesta rápida. Sin embargo, no fue así. Continuar leyendo

Evitar lactosa en niños con diarrea

baby-and-milk-bottle

Uno de los grandes avances de la medicina en el Siglo XX fue la introducción de la terapia de rehidratación oral. Gracias a este simple y barato tratamiento, la mortalidad por diarrea aguda prácticamente desapareció en países de medio y algo ingreso. También se redujo la mortalidad en los países de bajo ingreso, pero aún hay trabajo por hacer. Este trabajo incluye el plan de la OMS para erradicar las muertes por diarrea prevenibles en el año 2025 (WHO 2013). Ésa es la prioridad, pero otro paso importante es reducir las molestias de la enfermedad.

La diarrea aguda en niños es comúnmente causada por gastroenteritis infecciosas. La etiología más frecuente sigue siendo el rotavirus (aunque gracias a la vacuna también ha disminuido). Y como muchas infecciones producen una intolerancia transitoria a la lactosa, suena lógico evitarla por un tiempo.

Lógico, sí. ¿Pero práctico? Continuar leyendo