Archivado con la Etiqueta: industria farmacéutica

No, la industria no debe presionar al gobierno

Pills.

 

Esta entrada es básicamente el comentario que escribí en una nota publicada hoy en el periódico Milenio. En esta noticia, el periodista se queja de cómo las “burocracias” hacen que las compañías farmacéuticas no puedan tener sus medicamentos más nuevos en los cuadros básicos del país.

La realidad es que su columna da una pincelada muy superficial a un tema mucho más complicado que meras burocracias.

El objetivo principal de las compañías farmacéuticas es ganar dinero. Y las estrategias de mercado que utilizan tanto para escoger qué estudios de investigación realizar como para lograr que los médicos receten sus productos se basa en lo monetario y no en los desenlaces de los pacientes.

Decir que los medicamentos nuevos son mejores no es correcto. En la mayoría de los casos, para que un medicamento nuevo aparezca en el mercado, sólo tiene que comprobarse que es mejor que un placebo. Es decir, rara vez los medicamentos nuevos se comparan en estudios clínicos con medicamentos ya usados. ¿Cómo saber entonces si son mejores que los viejos? ¿Sólo porque así lo dicen?  Continuar leyendo

¿De qué sirven los editores de las revistas médicas?

Alumno en taller de lectura crítica: “Si está publicado en The Lancet, o en el New England Journal of Medicine, ¿puedo confiar en el artículo?”
Tutor: “No tan rápido, primero debemos fijarnos en los métodos para ver si es válido o no. Puede haber artículos publicados en revistas de prestigio que están mal hechos, o manipulados, o que simplemente no sirven para la práctica diaria.”
Alumno: “¿Y, entonces, de qué sirven los editores de esas revistas?, ¿por qué se publican cosas que no sirven?”.

Ésa es una interrogante real con la que nos hemos topado al dar talleres. Y hace poco, fue una interrogante con la que golpearon a los editores de The Lancet, la segunda revista con mayor factor de impacto en la literatura médica.  Continuar leyendo

Cómo disminuir la desconfianza de los estudios patrocinados por la industria

 

Recientemente los estudios clínicos que son patrocinados por la industria farmacéutica han sido blanco de ataques (no sin fuertes razones) por parte de la sociedad científica que exige transparencia en sus métodos y resultados.

Un ejemplo claro y reciente fue el caso de los inhibidores de la neuraminidasa para tratar la influenza, cuya revisión sistemática proveyó de pruebas de que las grandes compañías farmacéuticas no reportan todo lo que deberían reportar, dando la razón a sus opositores, quienes sospechan que esconden evidencia que va en contra de los intereses económicos de las compañías.

Continuar leyendo

Las teorías y resultados indirectos no son suficientes

Un ejemplo usado ad nauseam para ilustrar la importancia de ensayos clínicos que demuestren beneficios verdaderamente importantes para el paciente es el caso de la flecainida en pacientes que sufrieron un infarto del miocardio. La teoría en pocas palabras: los pacientes que sufren un infarto después pueden tener arritmias ventriculares mortales. Entonces, si le das un antiarrítmico, lo lógico sería pensar que reducirías las muertes. La sorpresa fue que cuando se realizó el ensayo de Echt D y cols se tuvo que suspender antes de terminar porque había más fallecimientos en el grupo que recibía los antiarrítmicos. Una teoría muy bien razonada, que terminó de manera trágica.

La realidad es que ni las teorías, ni los desenlaces o resultados indirectos/sustitutos/intermedios (surrogate outcomes) son suficientes. Necesitamos pruebas de que nuestros tratamientos ofrezcan beneficios en resultados importantes para el paciente. Existe una idolatría del resultado indirecto la cual debe cambiar. Continuar leyendo