Archivado con la Etiqueta: muerte de cuna

Colecho: fanatismo, debate, guías y recomendaciones

Es curioso cómo un tema cotidiano puede causar una gran controversia. Y aún más curioso es que, dependiendo de las creencias o conocimientos previos de una persona, se puede poner en duda el método científico. Esto es lo que ha pasado en los últimos días con un grupo de pediatras de diferentes partes de México. Ha habido un apasionado debate sobre cuál debe ser la recomendación acerca del colecho. Se han lanzado términos como “medicina basada en evidencias”, “medicina basada en anécdotas”, “medicina basada en publicaciones”… Ha estado tan candente que sólo le han faltado las palabras altisonantes de los fanáticos del futbol.

En una esquina tenemos a los pro-colecho, abogando el gran beneficio que puede aportar para que se fomente la lactancia y apoyados en la Liga de la Leche.

En la otra esquina están los contra-colecho, abogando que esto incrementa el riesgo del síndrome de muerte súbita infantil y apoyados en las guías de la Academia Americana de Pediatría, entre otras. Continuar leyendo

Los diputados contra la muerte de cuna

¡Aleluya!

Casi 20 años después de que la Academia Americana de Pediatría emitió su recomendación, y 17 años después del inicio de la campaña “Back to Sleep“, los diputados mexicanos se han puesto las pilas y “pidieron a las secretarías de Salud federal, estatales y municipales, al IMSS, ISSSTE y DIF, abatir la muerte súbita de los recién nacidos con una acción simple y científicamente soportada, que consiste en dormir al bebé boca arriba“. Así lo señala la noticia publicada en El Universal el pasado jueves, en la cual también se recalca el problema de no contar con estadísticas sobre este padecimiento.

Por lo general no sabemos de dónde salen las ideas o las propuestas de nuestros políticos, pero al menos en esta ocasión tienen décadas de estudios que los respaldan. Y curiosamente, la dirección de la recomendación parece ser diputados ➜ autoridades de salud, en vez de ser al revés. Continuar leyendo

DOS COMENTARIOS DE UN CONGRESO

Vengo llegando del congreso nacional de pediatría y quise compartir dos comentarios, uno bueno, uno malo.

El malo, o más bien el triste: el primer día estaba programado un módulo de 90 minutos titulado “Pediatría basada en evidencias” en uno de los salones. La plática anterior a éste era sobre traumatismos en pediatría y el salón se encontraba lleno. Al terminar, se le dio su reconocimiento al ponente y se anunció el siguiente módulo. Inmediatamente después, la gran mayoría de los que estaban sentados se levantaron y se fueron. Tal vez quedó sólo una cuarta parte de la gente que había, o tal vez menos. La evidencia simplemente no les apetece a los médicos.

El bueno, muy bueno: uno de mis maestros me informó sobre el lanzamiento de una campaña en web para la prevención del síndrome de muerte súbita infantil en México. El sitio se titula “Vida Boca Arriba“. Catorce años han pasado desde que inició la campaña “Back to sleep” en Estados Unidos. Y aún así, sigue existiendo la cultura de dormir a los niños boca abajo o de lado (lo cual ya hemos comentado antes). Felicidades a los impulsores de este movimiento de concientización. Invitamos a nuestros lectores a visitar la página y a correr la voz.

Giordano Pérez Gaxiola
Departamento de Medicina Basada en la Evidencia
Hospital Pediátrico de Sinaloa

MUERTE DE CUNA O BRONCOASPIRACION

En una entrada previa discutimos acerca de la muerte de cuna y el riesgo de dormir a los niños boca abajo o de lado. Ahora retomamos el tema haciéndonos preguntas acerca de la famosa “broncoaspiración”.

Es mi impresión muy personal, pero siento que la muerte de cuna está sub-diagnosticada en México. Existen fallecimientos en niños previamente sanos, sin enfermedad grave por reflujo gastroesofágico, retraso mental o algún predisponente, que mueren de manera súbita y que se les diagnostica como “broncoaspiración”, sin autopsia, sin pruebas. Sólo la asociación de que encontraron al niño con algo de saliva o vómito en la boca. ¿Ésa fue la causa o sólo son hallazgos de un evento terminal o post mortem?

Sólo vean esta noticia: “La causa del deceso del infante según se informó fue un ataque de broncoaspiración fulminante”. Desconozco lo que pasó en ese caso, pero podemos ver en la nota que se trataba de un niño 4 meses, de madre adolescente, y que asocian la muerte a las temperaturas bajas (¿estaba arropado el niño?, ¿cómo estaba dormido?, ¿estaba enfermo antes?). No hay manera de saberlo. Pero la redacción de la noticia asusta. ¡Broncoaspiración fulminante! Cualquier padre verá esto y pensará que no volverá a dormir a su hijo boca arriba. Y en lo poco se que lee, se ven al menos 2 factores de riesgo para muerte de cuna.

La recomendación para dormir a los niños boca arriba por parte de la AAP se dio en 1992. Y la campaña Back to Sleep (“de espaldas a dormir”) inició en 1994. Si dormir a los niños boca arriba aumentara el riesgo de muerte por broncoaspiración, entonces éstas deberían haber aumentado en años posteriores. Pero esto no sucedió, como lo podemos ver en el artículo que Malloy HM publicó hace ya varios años.

De igual manera, Krous HF hace un análisis en el 2007 acerca de la relación entre broncoaspiración y muerte de cuna, y concluye que hasta en el 14% de los niños con síndrome de muerte súbita infantil se puede encontrar contenido gástrico en pulmones, sin que esto sea la causa del fallecimiento. Estos hallazgos pueden representar un evento terminal, y no están relacionados a la posición al dormir.

Entonces, tenemos un círculo vicioso: costumbre arraigada de dormir a los niños de lado o boca abajo por el miedo a la broncoaspiración >> noticias alarmistas de niños fallecidos por broncoaspiraciones no comprobadas >> más miedo y más arraigo a la costumbre… y mientras tanto, seguimos sin estadísticas fiables de la muerte de cuna en nuestro país, y sin poder concientizar ni comunicar los factores de riesgo a las familias.

En fin, es sólo mi punto de vista. Aquí los dejo con mi presentación:

Muerte de Cuna

Giordano Pérez Gaxiola
Departamento de Medicina Basada en la Evidencia
Hospital Pediátrico de Sinaloa