EL EVIDENCIALIZADOR

Hablar de medicina basada en evidencias despierta actitudes muy variadas: algunos se ofenden porque sienten que siempre han hecho una práctica clínica basándose en la mejor evidencia; otros voltean los ojos, con cara aburrida de “otra vez lo mismo”, pensando que eso es sólo para investigadores y no para el clínico ocupado; otros más muestran interés genuino pero no el suficiente como para salirse de su zona de confort y empezar a aprender habilidades de lectura crítica o términos básicos de estadística; y finalmente otros se convencen, aprenden y lo ponen en práctica. Promover la medicina basada en evidencias es todo un reto, sobre todo en un país tan mágico como el nuestro.

Algo curioso es que a veces me siento como un evangelizador, o un predicador religioso. Es algo contradictorio tal vez. Un predicador invita a creer en dogmas de fe, es decir, creencias o proposiciones que no deben ponerse en duda. En cambio, promover la medicina basada en evidencias es invitar a cuestionar lo que hacemos, tratar de ser objetivos, dejar a un lado nuestras creencias, y analizar la evidencia para dar una mejor atención médica.

Evidencia significa “certeza clara y manifiesta de la que no se puede dudar”, lo cual también sería contradictorio, pero a la vez es cierto. Primero, estoy predicando que exista un sano escepticismo en nuestro quehacer diario. Y luego, estoy predicando “creer” en la evidencia, “creer” en las pruebas científicas, objetivas, válidas y actuales.

De cualquier forma, la analogía parece existir. ¿Eso me convierte en un “evidencializador”?

Giordano Pérez Gaxiola
Departamento de Medicina Basada en la Evidencia
Hospital Pediátrico de Sinaloa

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati