¿POR QUÉ SE CREE EN LA MEDICINA ALTERNATIVA?


En algún momento lo leí, y ahora que Vicente Baos lo mencionó en su Twitter tendré que compartirlo. Se trata de un artículo tajante, directo al grano, de hace casi 10 años, y que ahora aparece traducido en un blog sin dioses. El resumen:

¿Por qué tantos pacientes inteligentes en otros aspectos, y sus terapeutas, pagan considerables sumas por productos y terapias de medicina alternativa, aún sabiendo que la mayoría de ellas son inútiles o peligrosas o no han sido sujetas a rigurosas pruebas científicas?. El autor propone un número de razones por las que esto ocurre: (1) Razones sociales y culturales (ej. Inhabilidad de muchos ciudadanos de hacer una elección informada acerca de un producto para el cuidado de la salud; actitudes anticientíficas mezcladas con misticismo de la Nueva Era; comercialización vigorosa y afirmaciones extravagantes; aversión hacia el fruto de la biomedicina científica; creencia en la superioridad de los productos “naturales”); (2) razones psicológicas (ej. Pensamiento deseoso; errores lógicos de juicio; anhelos, y “características demandantes”); (3) La ilusión de que una terapia inefectiva funciona, cuando realmente otros factores actuaron (Ej. El curso natural de la enfermedad; el efecto placebo; remisión espontánea; errores diagnósticos).

El autor concluye reconociendo que cuando la gente se enferma, cualquier promesa de cura es seductora. Pero advierte a los clientes potenciales de tratamientos alternativos ser cautelosos si esos tratamientos no están soportados por investigación científica confiable (se listan los criterios), si la “evidencia” de la eficacia del tratamiento es anecdótica, testimonial o de literatura auto-publicada, y si el médico tiene una tendencia seudo-científica o conspiracionista, o promueve una cura que suena “demasiado buena para ser verdad.”

Denle un vistazo al artículo completo. Si nos ponemos a reflexionar, muchos de los errores comunes del pensamiento que se describen los tenemos los mismos médicos alópatas. De ahí la necesidad de mantenernos críticos, de manera sana, con nosotros mismos y con nuestro quehacer diario.

Giordano Pérez Gaxiola
Departamento de Medicina Basada en la Evidencia
Hospital Pediátrico de Sinaloa

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati