YOGUR Y DECEPCIÓN

En verdad es de envidiar si eres mexicano, te gusta la justicia y la verdad. Y es que la FTC (comisión federal de comercio, por sus siglas en inglés) de los EEUU prohibió al grupo Dannon promover sus productos Activia como milagros que disminuyen los problemas intestinales y evitan o disminuyen los resfriados y otras enfermedades. La noticia es de envidiar porque si a esas instancias nos atenemos, tengo al menos en mi mente 10 a 15 comerciales de productos milagro (con nombre y todo) aquí en México que podemos colocar en este rubro.

La compañía pagará a la FTC 21 millones de dólares por refutaciones a las propiedades saludables de Activia y Dan-Active. Dos yogures que son de alta venta en los EEUU (y aquí en México).

Los políticos se pelean por los presupuestos y los dineros que se crean para la salud y la seguridad social. Me pregunto yo si no es esta una fuente buena de ingresos y que además de todo, hará un bien a la sociedad al quitar aseveraciones falsas e infundadas.

Lo peor de todo es que los probióticos sí tienen evidencia seria de que disminuyen en cierta proporción la duración de la diarrea, la enterocolitis necrosante, entre otras muchas enfermedades en mayor o menor grado (basta hacer una búsqueda en tripdatabase o excelencia clínica para darse una idea de su potencial) mas no lo que el grupo Dannon clama con tanta vehemencia.

Ahora me pregunto qué hubieran hecho los señores de la FTC con los productos que “curan” las várices, hemorroides, cremas que bajan o queman la grasa, productos que desintoxican entre cientos de otros que vemos todos los días en la TV. Tal vez seguirían “convulsionando” de el impacto psicológico.

¿Qué podemos hacer para copiar lo bueno y que esto se lleve a cabo en nuestro medio de una forma eficiente y expedita?

Carlos Cuello
Centro de Medicina Basada en Evidencia
Tecnológico de Monterrey

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati

Una respuesta en “YOGUR Y DECEPCIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*