Un poquito de fórmula

biberón

La OMS y la mayoría de las academias y asociaciones de pediatría, si no es que todas, consideran a la lactancia materna exclusiva como lo ideal para todo recién nacido y para niños hasta los 6 meses de edad. También se recomienda que la lactancia comience tan pronto como sea posible después del nacimiento. Por eso, el ensayo clínico piloto de Flaherman et al es a la vez interesante y controversial.

Los investigadores asignaron al azar a recién nacidos que habían perdido entre 5 y 10% de peso en sus primeras 36 horas de vida a dos grupos: al grupo de intervención se le recomendó dar con jeringa 10 mL de una fórmula extensamente hidrolizada después del seno materno hasta que la producción de leche madura comenzara; y al grupo control se le recomendó exclusivamente leche materna. El objetivo principal fue ver cuántos continuaban con lactancia materna exclusiva a los 3 meses. Ambos grupos fueron similares y se ocultó la secuencia de aleatorización. Por razones obvias, no fue posible el cegamiento de los padres y de los investigadores, pero la persona que evaluó los desenlaces no sabía a qué grupo pertenecían los pacientes.

Los hallazgos son interesantes. Al parecer, los lactantes en el grupo de fórmula limitada tuvo mejores desenlaces. Al día 7 de seguimiento, sólo 2 de 20 lactantes en el grupo de intervención había recibido fórmula las 24 horas previas, comparado con 9 de 19 lactantes del grupo de lactancia exclusiva (diferencia de riesgos 37%, 95%CI 3,4% a 71,0%). Además, los lactantes del grupo control (originalmente asignados a lactancia exclusiva) recibieron más fórmula durante esa primera semana. Luego, a los 3 meses de seguimiento, 15 de 19 lactantes de grupo de intervención estaban siendo alimentados exclusivamente con leche materna, en comparación a 8 de 19 del grupo control (diferencia de riesgos -36%, 95%CI -65% a -8%, calculado de los datos del artículo).

Pero existen algunos pormenores. Primero, ¿por qué usar una fórmula extensamente hidrolizada en el grupo intervención? ¿Será porque los autores y/o los pacientes tal vez sentirían que esto sería “menos alergénico” y “menos dañino”? Uno de los autores fue empleado de varias compañías de fórmulas lácteas, ¿debemos sospechar? Luego, sorprende que a los 3 meses haya menos niños alimentados con lactancia exclusiva en el grupo control, el cual originalmente estaba asignado a lactancia exclusiva. ¿Por qué? Tal vez, las mamás sintieron que en un inicio fallaron y por eso abandonaron la lactancia. O tal vez, como no había cegamiento, los investigadores trataban, o aconsejaban, o motivaban de manera distinta al grupo de intervención. Finalmente, los resultados, aunque son estadísticamente significativos, son imprecisos. Los intervalos de confianza están muy amplios.

Entonces, ¿deberíamos cambiar nuestra práctica y recomendar un poquito de fórmula desde el nacimiento hasta que se produzca leche madura? No. Tal vez no haga daño, pero este estudio no es suficiente. Como terminan muchas conclusiones en las revistas médicas: se necesitan replicar los hallazgos de este ensayo en un estudio más grande, de preferencia con financiamiento independiente. 

Esta entrada fue publicada originalmente en inglés en el blog Archimedes, de la revista ADC.  

Giordano Pérez Gaxiola
Departamento de Medicina Basada en la Evidencia
Hospital Pediátrico de Sinaloa

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati

2 respuestas en “Un poquito de fórmula

  1. Peds-acc

    Es dificil aleatorizar a los pacientes si no se toma en cuenta su cultura y creencias, e incluso podria ser el factor mas importante. En nuestro hospital (hospital multi-cultural), las madres latinas empiezan con formula pero en cuanto sienten que producen mas leche se pasan a leche materna exclusivamente. Las madres no latinas empiezan con leche materna si es su primer bebe y generalmente acaban con formula (presion comercial? conveniencia?) y generalmente usan solo formula a partir de su segundo bebe. Claro que no solo es cultural, tambien es el estrato social y en el caso de nuestro hospital es medio-bajo.

  2. giordanopg

    Hola Peds-acc

    La bondad de aleatorizar a los participantes es que genera grupos similares. Al hacerlo al azar, personas de diferentes culturas y creencias tienen la misma oportunidad de caer en uno u otro grupo, de tal manera que al final son grupos que se pueden comparar. En el ejemplo que mencionas, existiría la misma cantidad de madres latinas ambos grupos, y también de madres no latinas. Claro, esto es si la muestra es suficientemente grande.

    Todo esto se explica muy bien en Cómo Se Prueban Los Tratamientos: http://es.testingtreatments.org/tt-main-text/fair-tests-of-treatments/

    Cierto, este estudio tiene muchas debilidades, mencionadas arriba, pero yo creo que es correcto que el diseño haya sido un ensayo clínico aleatorio.

    ¡Gracias por el comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*