Por qué debe existir La Colaboración Cochrane

Del Album I'm With You, de los Red Hot Chili Peppers
Foto del Album "I'm With You" de los Red Hot Chili Peppers

 

De nuevo la controversia del Oseltamivir (Tamiflu®) y el Zanamivir (Relenza®). Muchos se preguntarán “¿Cuál controversia? Tengo un paciente con influenza, y la solución es dar uno de estos dos medicamentos al paciente, y a toda la familia… ¿verdad?”

… Mentira.

Yo solía correr (trotar) todos los días y mi meta de año nuevo fue volver a hacerlo. Mi amigo Giordano me recomienda que publique mis “carreras” en Facebook mediante una sencilla app para el iPhone que marca mi recorrido y mi velocidad y al final aparece como actualización de mi estado en la citada red social. Lo tendría que hacer varias veces a la semana y claro, como él corre también y publicaría también sus recorridos, estaríamos en competencia. Al final del trimestre haremos un promedio y el perdedor pagará la cena en el próximo taller.

Pero lo malo (y bueno) es que yo, malévolamente esconderé (NO publicaré) aquellos días en que mis recorridos sean muy lentos, y así mi promedio trimestral será mejor.

Algo similar ocurre con la literatura médica y ya Giordano nos lo había hecho notar con el gráfico de embudo. Es decir, el sesgo de publicación existe y cada vez es más necesario su escrutinio en la literatura mundial.

La importancia de La Colaboración Cochrane se hace notar en este tipo de casos. Aunque no es su único objetivo, es de los más vistosos e impactantes.

El más reciente ejemplo es el de la revisión sistemática de Jefferson y cols., sobre el uso de los inhibidores de la neuraminidasa para la prevención y el tratamiento de la influenza en niños y adultos (también está Carl Heneghan de Oxford, y Chris del Mar, de Australia como autores).

Alguna vez se ha preguntado ¿Qué tanta confianza tengo sobre la información que ahora me proveen y que al final tengo que convertir en una receta a mi paciente? No se trata de ser un generador de “teorías de conspiración”. Se trata de ser escéptico desde un punto de vista sano y científico.

Esta revisión sistemática de Jefferson alude que las recomendaciones dadas por la OMS al mundo, estaba basada en evidencia equívoca. Se basaron primero en una revisión sistemática con 10 ensayos clínicos, que se publicó en el 2003 y luego en el 2006 la Colaboración Cochrane subrayó su posible beneficio para disminuir las complicaciones de la influenza como neumonía. Después se dieron cuenta que de esos 10 ensayos clínicos aleatorios, solo 2 estaban publicados en algún Journal, el resto de la información se hallaba en manos de las compañías farmacéuticas. ¿Por qué?

En el 2009, la Colaboración Cochrane volvió a evaluar la evidencia, en base a los estudios publicados nada más. El resultado fue que no podían con certeza decir que los antivirales funcionan en reducir las complicaciones de la influenza. Lo que decidieron entonces fue recopilar información de las autoridades que regularon la entrada y licencia del Tamiflu® en distintos países. Más de 16,000 páginas evaluadas.

Con 5 estudios, se demostró que el oseltamivir disminuye la duración de los síntomas en promedio 21 horas (IC95% desde 13 hasta 30 horas menos), pero el riesgo de hospitalización no (OR= 0.95; IC95% 0.57 a 1.61).

Con esta evidencia se concluyó que no encontraron una reducción en las complicaciones como neumonía u hospitalizaciones. En cambio sí hallaron que había un mayor número de efectos adversos (cefaleas, problemas psiquiátricos) que los que se reportan en los estudios que sí se publicaron.

A la fecha, la compañía farmacéutica Roche no les ha dado la información para poder analizarla. Glaxo Smithkline (GSK) sí les proveyó de información sobre sus estudios. Está pendiente un meta-análisis de datos individuales de pacientes sobre el zanamivir.

Tal parece que Roche no tiene prisa en proveer de información.

 

Carlos A. Cuello

CMBE

 Centro Colaborador Cochrane del ITESM

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*