Educación y MBE: experiencia del estudiante en formación

955952_83705295

Al momento de empezar la formación académica en la facultad o alguna institución de educación superior, uno piensa que ingresa a un sistema bien estructurado, capacitado y efectivo. Por desgracia  al iniciar la aventura, uno se da cuenta de la existencia de un flujo no estandarizado de ideas, opiniones, métodos de enseñanza (o la ausencia de los mismos)  entre otras peculiaridades, teniendo como resultado un ambiente donde el aprendizaje no es equitativo entre los estudiantes.

Uno pensaría que la educación médica no sería tan afectada por estas cuestiones, pero tristemente esto ocurre, en donde la poca estandarización de los métodos de enseñanza modifica los conocimientos que los alumnos pudieran adquirir, eso sin contar la variabilidad biológica de las personas, la cual puede condicionar que una misma intervención presente reacciones diferentes, oscilando desde el beneficio hasta el daño.

Debido a esto surgen en el siglo XX alrededor de los años sesentas, organizaciones y médicos pioneros que tratan de corregir estos problemas, y así optimizar el actuar médico como la educación médica.  Podemos destacar lo siguientes nombres, el Dr. Archie Cochrane, Dr David Sackett, Dr. Gordon Guyatt, Dr Ian Hart, Dr. Ronald Harden, quienes apoyaron a fundar The Cochrane Collaboration, Best Evidence Medical Education Collaboration y el Evidence-Based Medicine Working Group.

A pesar de esto, es común encontrar muchas incongruencias tanto en la práctica clínica como en su enseñanza, siendo habitual un enfoque PCOA (descrito por el Dr. Harden) el cual es un acrónimo con el siguiente significado: Prejuicios, Corazonadas, Opiniones y Adivinanzas.

Por desgracia como estudiante, la primera barrera es adquirir el conocimiento, (dependiendo del árbol al que nos acerquemos, será el fruto que obtendremos), ya que no todos los docentes utilizan las mejores herramientas para su profesión ni para su práctica clínica. Es aquí donde surgen anécdotas increíbles sobre decisiones terapéuticas inadecuadas, pruebas diagnósticas innecesarias entre otras intervenciones, las cuales afectan tanto el aspecto socio económico del paciente, su salud y evolución.

Suponiendo que logramos adquirir el conocimiento para realizar una práctica médica basada en evidencias (definida como la integración de la mejor evidencia investigacional, acompañada de pericia clínica, los valores del paciente y sus circunstancias.), inmediatamente el resto de la población que no conozca, comparta o entienda esta forma de ejercer la profesión (tanto pacientes como personal de la salud), se convierten en una barrera con que lidiar, afectando desde la toma de decisiones en relación a tratamientos, estudios diagnósticos, pronósticos, etc.

Esto no significa que sea malo, es parte de la condición humana la resistencia al cambio, el desapego a lo conocido. Sin embargo siempre es más fácil para unos que para otros.

Lo único que queda es seguir adelante, tratar de divulgar lo más posible la información, y esperar un cambio en el comportamiento de los seres humanos.

Dr. Luis Enrique Colunga Lozano

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati

8 respuestas en “Educación y MBE: experiencia del estudiante en formación

  1. Daniel González

    son incontables la ocasiones cuando uno parece cientifico loco cuando hace un manejo basado en la evidencia y que muchas veces en inconcebible para pacientes y personal de salud (medicos y enfermeras).
    “NO, no requiere antidoto para picadura de alacran si no tiene sintomatología”
    “NO, no se debe diluir el diazepam par pasarlo IV”
    “NO, no requiere una radiografia de cuello solamente por que le duele un poco el cuello por la contractura muscular secundaria a ese choque automovilístico de bajo impacto”

    Pareciera que uno se convierte el malo de la pelicula y las explicaciones parecen ser induficientes. no queda mas que perseverar y esperar a quenuestras locuras dejen de serlo algun dia.

  2. Luis Enrique Colunga Lozano Autor de la entrada

    Muchas gracias por el tiempo invertido en la lectura. A mi también me pareció algo muy cotidiano e interesante.

  3. Luis Enrique Colunga

    Muchas gracias por el tiempo invertido en la lectura. A mi también me pareció algo muy cotidiano e interesante.

  4. Martín Bedolla Barajas

    Dr. Colunga:
    Permitame externar mi opinión a su “desilusión” en relación a las instituciones. Primero, contrario a los que Ud. considera, la gran mayoría de ellas se encuentre bien estructurada, bien capacitada y es efectiva; tan sólo basta que mire a su aldedor de Ud. Probablemente requiera modificaciones o adecuaciones, pero son perfectibles.
    Cuando Ud. decide iniciar la aventura, hay otros tantos que la van recorriendo o la han terminado ya; claramente que la perspectiva del mismo problema es diferente; al inicio, llena de ilusiones y desconocimiento; seguida de cuestionamientos y pocas ilusiones y al final tal vez solo cuestionamientos por lo que se dejo de hacer.
    Si bien es cierto que el aprendizaje no es equitativo entre los alumnos, tampoco los son las capacidades físicas e intelectuales de los mismos. El aprendizaje no necesariamente es responsabilidad de la institución, máxime cuando el educando no tiene la menor intención de aprender.
    No precisa en su comentario el motivo de la problemática a la que hace mención, deja muchas ideas vagas; reflejando una profunda desilusión de su formación y una desilusión de las instituciones formadoras de recursos en humanos en salud.
    En desacuerdo a su dicho ” de que al que buen árbol se arrima…” son las personas y no las instituciones, las que por mérito propio hacen que las instituciones brillen. Es Ud., cada quien, el que se encargara de adquirir los conocimientos, habilidades y destrezas (competencias) suficientes para ejercer una medicina apropiada. Nunca alguien dijo que adquirir el conocimiento fuera sencillo, no es una barrera, no es un obstáculo, es el camino necesario a recorrer para lograr la meta. Como dijo “Alcoli Cuin”, si las cosas fueran sencillas, cualquiera las haría.
    No se desmoralice ante las batallas, que no son el resultado total de la guerra, gota a gota se “raja” la piedra; tampoco le recomienda se conduela, ya vio el problema, trate de aportar soluciones. El cambio en los seres humano inicia por uno mismo. Y le sugiero no dejar de ver sus orígenes.
    Creo en las personas, no en las instituciones. Ud. será quien las haga mejores.
    Con los mejores deseos.

  5. Luis Enrique Colunga

    Muchas gracias Dr. Bedolla, estoy de acuerdo en la percepción visceral del comentario, creo que era posible exteriorizar la misma idea sin sonar tan “desolado” o transmitir una idea negativa. Ha aprender de los errores y mejorar en todos los aspectos posibles. Gracias.

  6. Dr Daniel González Padilla

    Cabe mencionar que “no se puede enseñar lo que no se sabe” por lo que una educacion basada en la evidencia no puede llevarse a cabo por quien no la conoce o no la practica.

    Ademas que desgraciadamente en muchos lugares (sobre todo en instituciones publicas) aquellos que tienen el derecho a enseñar, forman parte de una mafia interesada en los beneficios de ser docente mas que por un amor a la docencia. Es por ello que todos podemos recordar que mas de uno (si no es que la mayoria) de nuestros maestros, no disfrutaba de impartir su catedra, muchos son incompetentes en su clase (ya sea por su incompetencia en la practica medica, o simplemente por que enseñan una catedra fuera de su area de conocimiento).

    Si bien coincido en algunos puntos con el Dr Bedolla, no apoyo su punto de vista en general. Tal vez la problematica es mas profunda, por lo menos en nuestro medio.

    Será que el pasto es mas verde en el jardin del lado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*