LA MEDICINA Y LAS REDES SOCIALES

Redes Sociales: Linkedin
Redes Sociales: Linkedin

Recientemente, en una opinión publicada en el New England Journal of Medicine se nos relata la experiencia de un residente cuando una paciente le solicitó permiso para agregarlo a su lista de amigos en Facebook, la red social en línea más grande del mundo. El residente nos confiesa haberse cuestionado los motivos de la paciente al querer buscar una relación (en línea) fuera del ámbito profesional; así mismo nos expone algunas de las implicaciones del uso de las redes sociales en medicina al permitir a “nuestros amigos” accesar información, relatos, comentarios, fotografías y videos de eventos que van más allá de lo profesional y dan entrada a nuestra vida personal.

Como practicante de la informática en la biomedicina, me considero un promotor y entusiasta del uso de los medios electrónicos para facilitar la labor de los profesionales de la salud. En particular creo que las redes sociales ocupan un lugar importante en el desarrollo de la “red personal” en donde los usuarios (nuestros pacientes) tienen control de su información, incluyendo la relacionada a su salud. Una red social en línea permite a los miembros mantenerse en contacto con familiares, amigos y colegas proporcionando una plataforma de comunicación.

Frecuentemente escuchamos de problemas de confidencialidad, éticos y legales a los que los usuarios de redes sociales se exponen; sin embargo, en la mayoría de los casos no es la tecnología (la red social) la causante sino el usuario mismo. Como profesionales de la salud debemos estar al tanto de los beneficios que las redes sociales nos ofrecen, sin dejar de observar ciertas precauciones que pueden evitarnos los mencionados problemas. Si eres miembro de una red social o piensas serlo te recomendamos tener en cuenta los siguientes puntos:

1. Escoge la red social adecauda para el propósito adecuado. Tal vez Facebook no sea la red adecuada para mantener tu información profesional, pero quizá sea el medio adecaudo para mantenerte en contacto con tus amigos. Existen redes sociales para cada propósito. Te recomiendo explorar Linkedin como una opción para mantener tu información profesional; si eres un investigador, en particular en el área biomédica inscríbete en BiomedExperts, que te permite mantener al día tu perfil como investigador y ponerte en contacto con otros investigadores en tu campo; conoce redes como Patientslikeme que permiten a los pacientes con enfermedades o síntomas en común compartir experiencias y hasta mantener un perfil de salud; finalmente puedes usar redes sociales como Facebook o MySpace para estar en contacto de manera personal con amigos y conocidos. Manten separados tus contactos de acuerdo al tipo de relación que quieres tener tal como lo harías en tus relaciones cara-a-cara.

2. Configura tu perfil de acuerdo a tus necesidades. Configurar tu perfil y tus preferencias de privacidad es quizá lo más importante por hacer cuando participas en una red social. El principio general de una red social es el de asumir que los usuarios quieren compartir toda su información con todos los participantes. Cuando creas una cuenta en una red social lo más probable es que tus preferencias permitan que tu información sea accesada por cualquier persona. Antes de comenzar a publicar tus opiniones, fotos, videos o contactar conocidos asegurate de configurar tus preferencias para que sólo quienes tú apruebes puedan tener acceso a tu información. Todas las redes sociales más populares te permiten mantener tu privacidad si así lo decides. Al igual que no permitirías que cualquier persona hojeara tus albums familiares, no permitas que cualquiera que encuentre tu perfil tenga acceso a toda tu información.

3. Piensa antes de publicar. Muchas veces pensamos que las redes sociales, por ser relaciones “virtuales”, nos dan cierto grado de anonimidad; por el contrario, la información que publicamos en estas plataformas está asociada a nosotros de una forma casi permanente y está más accessible que mucha de la información de nosotros que existe hoy en día en papel. Cada vez que publiques algo en una red social, o en el Internet de forma general, piensa en las implicaciones que pudiera tener en un futuro si familia, amigos, potenciales empleadores o colegas tienen acceso a dicha información.

4. Sé selectivo en tus contactos. La gran ventaja de una red social en línea comparada con las relaciones cara-a-cara, es el poder tener acceso a contactos que de otra forma no tendríamos. Sé selectivo al agregar contactos a tu lista de “amigos” en tu red social y de igual forma sé selectivo al solicitar ser parte de la red social de alguien más.

5. Mantén al día tu información. Muchas agencias de reclutamiento hoy en día, y de igual forma empleadores en general, están adoptando la práctica de buscar o corroborar información de posibles empleados mediante sus perfiles en redes sociales. Asegúrate de que tu perfil esté al día y que sea adecuado para el propósito de la red social.

Adol Esquivel
Investigador en Informática en Biomedicina
www.informaticsinbiomedicine.com

Comparte esta entrada: Share this post with the world.
  • Twitter
  • Facebook
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati

Una respuesta en “LA MEDICINA Y LAS REDES SOCIALES

  1. León

    Buenas tardes.
    Buscando en Google el tema de “redes sociales en medicina” encontré su artículo y me pareció muy interesante. Definitivamente es importante el clasificar las distintas redes sociales que menciona en su artículo, tanto en su función como en los objetivos que cada una de las distintas plataformas plantea.
    El objetivo de una red social médica (de médicos para médicos). Puede estar basada en algunos de los siguientes objetivos:
    •Ideas de investigación.
    •Inspecciones epidemiológicas.
    •Alerta y respuesta a desastres.
    •Respuesta a emergencias y manejo de equipos de trabajo.
    •Colaboración entre los distintos servicios médicos.
    •Noticias de salud de fuentes acreditadas.
    •Lluvia de ideas entre especialistas (Ejemplo. Análisis de síntomas).
    •Publicación de casos clínicos interesantes.
    •Compartir opiniones entre especialistas.
    •Compartir resultados diagnósticos (Exámenes de sangre, ecocardiografía, imágenes radiológicas).
    •Publicación de noticas relacionadas a la práctica médica.
    •Seguimiento de enfermedades raras.
    •Compartir recursos.
    •Conectar investigadores con clínicos.
    •Difusión de estudios clínicos.
    •Publicación de eventos médicos.
    •Seguimiento de conferencias ad hoc.

    De esta forma una red social para médicos, puede llegar a ser una verdadera herramienta de consulta y difusión para la práctica médica.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*