Archivos de la categoría: Revisiones sistemáticas

Amigos y Colloquium: una revisión no sistemática

No habría otra forma de reunir tantos talentos a la vez para compartir ideas y discutir objetivos que nos lleven a la mejora de resultados en salud mediante la transferencia del conocimiento y la ciencia.

Y me refiero a los pasados siete días en que se llevaron a cabo las reuniones de tres organizaciones distintas pero con fines comunes: la Colaboración Cochrane, la Red Iberoamericana de Guías de Práctica Clínica y LatinCLEN.

Continuar leyendo

Las Sinopsis de Evidencia: ¿está el gato muerto?

Hace poco se discutió este tema en una lista de correo del grupo de MBE y me pareció interesante.

En primer lugar, a manera de repaso, voy a describir tres definiciones importantes: POEMs, CATs y la evaluación por el sistema GRADE. Al final vemos qué piensan de la idea y de la situación actual.

Continuar leyendo

Neonatólogos: es hora de usar probióticos de rutina

Había puesto un signo de interrogación al final del título de esta entrada, pero me puse a pensar en las razones en contra y no hallé ninguna. Esta aseveración la hago porque es muy poco probable que nueva información cambie los resultados que hasta hoy tenemos, en base a una reciente revisión sistemática publicada y actualizada en la librería Cochrane. Y existe una gran ventaja: no se reportan a la fecha efectos adversos y son relativamente baratos. Los probióticos son una estrategia terapéutica sencilla y barata que salva vidas y evita gastos. Veamos los números que nos proporcionan los autores:

Continuar leyendo

ESTADO ACTUAL DE LAS REVISIONES SISTEMÁTICAS

Ayer salió publicado en PLoS un artículo titulado «75 ensayos y 11 revisiones sistemáticas al día«. Con sólo leer el título captamos lo difícil que es tratar de depurar toda la paja y tener síntesis de la mejor evidencia para mantenernos actualizados.

Los autores comienzan narrando la historia de la síntesis de la evidencia. Desde el siglo XVIII cuando James Lind hizo una revisión sobre todo lo publicado acerca del tratamiento del escorbuto, pasando por la crítica de Archie Cochrane en 1979 y la creación de la Colaboración que lleva su nombre en 1993, hasta llegar a los registros de ensayos clínicos y el requisito de hacer revisiones sistemáticas antes de un nuevo ensayo clínico.

Todo esto plasmado en una ilustrativa línea de tiempo. Continuar leyendo